Cuatro décadas han pasado de uno de los episodios más aberrantes de la última dictadura cívico militar. Estudiantes secundarios reclamaban la mantención del descuento estudiantil en el transporte público en la ciudad de La Plata. Los represores creyendo tener en frente un “semillero subversivo” decidieron raptarlos, torturarlos y en algunos casos asesinarlos.

Hoy, mucha agua ha pasado debajo del puente y el movimiento estudiantil ha conseguido logros invaluables como el de la Provincia de Jujuy o la de Córdoba. También la Provincia de Buenos Aires cuenta con un sistema de boleto gratuito que se está implementando de manera progresiva.

Sin embargo, esto no basta. La lucha, casi eterna, por una ley nacional no tiene un horizonte cercano. Es por eso que hoy los recordamos, con nuestra lucha continua para que cada argentino y argentina, de cualquier nivel educativo, pueda contar con este derecho.

Hoy más que nunca los lápices siguen escribiendo.

#BoletoYa
#LaNochedelosLapices